sábado, 21 de abril de 2012

2012 ABRIL SÁBADO 21

A veces entro a morir en algún café concurrido. Suelo pensar que me robarán un pedazo del pedazo que molesta.
Un mocaccino, o un cortado doble  entibia  la mesa. Sorbo lentamente y observo. pasa un instante y repito la acción una,
                  dos,
                          tres,
                                 cuatro,
                                            cinco,
                                                       seis veces.
 Siempre ocurre que nada pasa.
 Pido la cuenta, me levanto,  y salgo con el mismo cadáver con que entré.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores